Serious games y gamificación

Desde hace algún tiempo os hemos hablado sobre qué es la Gamificación educativa  y también os hemos explicado qué son los serious games y la evolución histórica desde su aparición. El objetivo de esta publicación no es el de definir de nuevo cada término, sino identificar e ilustrar las diferencias básicas entre dos disciplinas que, aun siendo muy próximas desde el punto de vista conceptual, contienen matices que las diferencian: la gamificación educativa y los serious games.

La Gamificación no es por definición un juego, ya que sólo se utiliza el pensamiento del diseño de juegos en contextos no estríctamente lúdicos. En cierto modo, sin embargo, en algunas ocasiones un sistema gamificado puede considerarse un juego en función de la definición de juego que consideremos.

Por otro lado están los juegos serios o Serious Games que son juegos que en sí mismos que están diseñados con una finalidad esencial que va más allá del puro entretenimiento. De ahí el calificativo “serio”. Los juegos serios están diseñados con la intención de mejorar algún aspecto concreto de aprendizaje.

Son dos conceptos muy cercanos ya que ambos utilizan técnicas provenientes del diseño de juegos y videojuegos para mejorar el aprendizaje. Pero existe una diferencia muy clara: los serious games son juegos completos con una única finalidad básicamente didáctica. A diferencia de los juegos serios, la gamificación educativa se utiliza para mejorar los procesos de aprendizaje, pero no creando un juego completo en sí mismo, sino con la inclusión de determinadas mecánicas de juego con el fin de hacer la educación más divertida y motivadora.

Para entender un poquito más estas diferencias citamos a Per Hägglund que, en su tesis Taking Gamification to the next level (2012), dedica un apartado completo a analizar esta diferencia:

Serious games are activities where ”serious content” (real-world problems) are being put into a game to make it more easy to understand and more enjoyable to solve. Gamification, on the other hand, uses game-design thinking on everyday activities in order to motivate users and make these activities more fun. They are like two sides of the same coin: one take real-world problems and puts them into a game, the other takes game-design thinking and puts them into real-world problems.

Finalmente os dejamos con dos ejemplos de un mismo ámbito que ilustran estas diferencias:

  • Lost in La Mancha – Serious game para aprender español como lengua extranjera

  • Bussu – Gamificación aplicada al proceso de aprendizaje de un idioma

Crees que tienes más claros los conceptos ahora? Qué otras diferencias has encontrado? Nos propones alguna?

Pau Yanez
Pau Yanez
Director de proyectos eLearning en ICAlia Solutions. Pedagogo de formación por la Universitat Autònoma de Barcelona y Máster en TIC aplicadas a la Educación (Universidad Carlos III de Madrid). Pau se ha especializado en la creación de Serious Games, aplicación de técnicas de Gamificación y en la gestión de proyectos integrales de desarrollo de contenidos formativos multimedia. Pau ha publicado diversidad de artículos científicos y serious games de temáticas variadas a lo largo de su carrera profesional.
Recommended Posts